Seguidores

miércoles, 7 de diciembre de 2011



Perdida en tu mirada, enloquecida por el corazón, enfurecida contra el llanto, silenciada por la razón.


Quizás las cosas de ahora no son como las de antes, quizás en un pasado no había miedos de volverse a equivocar, pero lo que nunca cambiará es que cuando conoces a esa persona por la que comprendes por qué nunca funcionó con nadie mas, sabes que a partir de ese momento  él hará que enloquezca tu razón y palpite el corazón . Es el chico al que continuamente deseas ver, por el que miras constantemente el movil, por el que gritas cuando parpadea la luz de tu este y ves su nombre, por el que te pasas frente al espejo mas tiempo de lo normal, por el que te cambias de ropa mil y una vez antes de salir, por el que despiertas por las mañanas con una gran sonrisa esperando verle, por el que te acuestas pensando en él y en todo lo feliz que fue el día, por el que los minutos se hacen eternos cuando le esperas y las horas vuelan cuando estas a su lado, por el que todos los rincones de tu pueblo/ ciudad te recuerdan a él, por el que su colonia se vuelve tu preferida, por el que haces tantas locuras para sorprenderle, por el que lo llamas simplemente para decirle lo mucho que te importa, por el que lloras por temor a perderle o tan siquiera cuando se va lejos por un tiempo, por el que cambiarías todos tus planes por estar unos segundos a su lado, por el que deseas que llegue el fin de semana para pasar todo el tiempo posible con él… por él, tu vida ya no es la misma.

martes, 6 de diciembre de 2011

Concédeme sesenta segundos de tu vida. Estoy segura que en un minuto diría muchas menos cosas de las que te digo cada día, pero se que en las palabras que usase te diría todo lo que expreso con la mirada y oculta con la razón, el corazón. Te podría decir mil y una cursilerías, podría decirte tantas cosas preciosas, podría pronunciar palabras halagadoras de esas que escuchas y te sonrojas… pero seguramente gastaría minutos de tu vida y de la mía, desperdiciaría ese tiempo que podríamos pasar juntos sin decirnos ninguna palabra, sólo con momentos para redordar toda la vida. Siempre pensé que a las personas no se les convence con palabras, sino que se les gana con hechos que salen desde el corazón, por eso tan sólo necesitaría sesenta segundos para mirarte a los ojos y decirte todo lo que siento.
 Concédeme ese tiempo pero prométeme antes que después de ese momento no desaparecerás, quisiera saber que como un día dijiste siempre estarás ahí y que nunca cambiarás...
Quisiera saber que cumplirás tu palabra.